SEÑORES DEL TIEMPO




Hace días, leí algo relacionado con el destino, era mas o menos algo así: Si no encuentras tu camino, háztelo. No estaba mal!!!!! Sonaba bien!!!! Enfrascada en mis pensamientos y elucubraciones emocionales, me parecía que me daba la razón, por lo tanto, era mejor seguir adelante, nada de seguir cuestionando posibilidades negativas o positivas. No, siempre adelante. Pero, de repente caí en la cuenta de lo cabrón que es el dichoso destino. Si, el destino es masculino. Y por lo visto, le parece divertido mover los hilos, en cualquier sentido, en cualquier estado, en cualquier momento, sin tener en cuenta cuestiones sociales ni mundanas. Entonces, ¿nada es realmente fortuito? ¿Todo fluye del destino? ¿No podemos nosotros construirnos nuestro camino?
La realidad es el resultado, ordenado o caótico, predecible o impredecible, simple o complejo, de requisitos y causas plenas, que plasman el mundo de ahora y de aquí.
Entonces, ¿el azar en nuestro destino depende de nuestra mente?. Bueno, llegado a este punto -sin aclarar radicalmente mis pensamientos- si a los dichosos "hombres del tiempo" les ha parecido divertido mover así los hilos, lo acepto. Les ayudaré. Me acercaré al borde. Seguiré danzando.





Destino es la supuesta fuerza sobrenatural que guía las vidas de los hombres de forma necesaria y, a menudo, fatal. En la cultura occidental la mayoría de las religiones han creído en formas de destino, especialmente relacionada con la predestinación.

El destino es un constructo metafísico y como tal está sometido a interpretaciones. El destino sería la sucesión incognoscible e inevitable de acontecimientos que ocurren en diferente lugar y tiempo cuya consecuencia es uno o más hechos futuros, así como la red de posibilidades del futuro a causa de las acciones presentes y los acontecimientos pasados.

El destino se relacionaría con la teoría de la causalidad que afirma que «toda acción conlleva una reacción, dos acciones iguales tendrán la misma reacción», a menos que se combinen varias causas entre sí haciendo impredecible a nuestros ojos el resultado.

Nada existe por azar al igual que nada se crea de la nada. Todo tiene una causa, y si tiene una causa estaba predestinado a existir desde el momento en que la causa surgió. Debido a que la inmensa cantidad de causas es impensablemente inmensa, nos es imposible conocerlas todas y enlazarlas entre sí.
WIKIPEDIA
La enciclopedia libre

Comentarios

Logan y Lory ha dicho que…
Totalmente de acuerdo,nada sucede por azar y el destino lo vamos formando según adoptamos decisiones mas o menos transcendtes que hacen cambiar nuestra vida.

Un estupendo post.

Saludos
Lobito ha dicho que…
Pues yo no stoy tan segura!!!! ya veremos... tiempo al tiempo.
Abrazos

Entradas populares